Viena: entre Stephansdom y Ringstraße

website translator plugin
Si existe alguna ciudad la cual se puede visitar infinitas veces y conocer siempre algún sitio nuevo, esa es sin duda Viena. Monumental, imperial, majestuosa por donde se la mire, la capital de Austria tiene todo y un poco más. Esta fue mi tercera visita a la ciudad, y no me canso de decir que es una de mis favoritas.

Viena se encuentra a orillas del Danubio y fue fundada por tribus celtas alrededor del año 500 antes de Cristo. Los romanos la llamaron Vindobona, y sirvió hasta la  caída del Imperio como punto de defensa ya que el Danubio era el límite natural entre los romanos y los bárbaros. Luego llegaron las invasiones bárbaras y más tarde la conquista de Carlomagno. Fue también capital de Hungría, y desde el siglo XV hasta las guerras napoleónicas fue capital del Sacro Imperio Romano Germánico, ya que era residencia habitual de los Habsburgo. Desde la caída de Constantinopla en poder de los otomanos, el Imperio Turco se interesó por dominar la ciudad que fue sitiada en dos oportunidades, pero nunca conquistada.

Durante la segunda mitad del siglo XIX, Viena se convirtió en una gran ciudad, multiplicando en un siglo su población por diez. Austria se alió con Hungría y en 1867 Viena fue designada capital del Imperio Austrohúngaro, llegando a ser un centro cultural, político, industrial y artístico de primer nivel. En 1916 la población de la ciudad superaba los dos millones de habitantes, y Viena se convierte en la tercera metrópolis más grande de Europa. Es la época más gloriosa de la monarquía, con Francisco José I como emperador. Sin embargo, la derrota austrohúngara en la Primera Guerra Mundial hace desaparecer gran parte de ese esplendor. En octubre de 1918, estalla una revolución en la ciudad pidiendo la disolución de la monarquía; ese fue el fin de los Habsburgo que gobernaban el país desde 1278.

Puerta de los Gigantes y Torres Paganas - Catedral de San Esteban
Puerta de los Gigantes y Torres Paganas – Catedral de San Esteban

Luego de desayunar, inicié mi recorrido bien temprano desde la emblemática Catedral de San Esteban o Stephansdom, ubicada en el centro de la ciudad antigua, y si bien ya la había visitado anteriormente, no podía dejar de volver a verla. La obra fue iniciada en el año 1304 por el Duque Rudolf IV de Austria, pero se levantó sobre las ruinas de dos iglesias anteriores. La primera había sido consagrada en 1147 y la segunda menos de cien años más tarde. Todo lo que queda de la iglesia original del siglo XIII está representado por la majestuosa Puerta de los Gigantes o Riesentor y las Torres Paganas o Heidentürme, ambas de una altura tal que no es fácil mirar hacia arriba sin perder el equilibrio. La nave gótica, el coro y las capillas laterales son el resultado de reconstrucciones posteriores que tuvieron lugar entre los siglos XIV y XV, aunque más tarde se agregaron también algunas obras barrocas. El edificio posee dos torres: la Torre Sur, de 137 metros de altura y la Torre Norte de 68 metros de altura, que si bien había sido planificada igual a la Torre Sur, no se terminó de construir y fue cerrada con una cubierta renacentista. Otra característica que quedó en mis retinas es el colorido techo de azulejos que fue perfectamente restaurado luego de los bombardeos sufridos por el edificio a finales de la Segunda Guerra Mundial.

Reloj Anker en Hoher Markt
Reloj Anker en Hoher Markt

Saliendo por las entreveradas calles de la ciudad vieja, caminé hasta Hoher Markt, la plaza más antigua de la ciudad, donde en tiempos medievales estaban los mercados del pescado y de las telas. Uniendo dos edificios de oficinas que rodean la plaza, se distingue claramente el Reloj Anker o Ankeruhr, que fue completado en 1914 a pedido de una compañía de seguros. Está construido de bronce y cobre y cada hora pasa de un lado al otro del reloj una procesión de distintos personajes históricos, con un sonido musical de fondo. El mejor momento para verlo es el mediodía, y allí me dirigí antes de las doce, cuando ví que empezaron a reunirse muchos turistas a su alrededor. A esa hora, el desfile incluye el pasaje completo de los doce personajes.

Imagen sobre una caja en la vidriera de Demel Konditorei
Imagen sobre una caja en la vidriera de Demel Konditorei

Siguiendo por Kohlmarkt, me detuve unos instantes en la peatonal Graben, donde se encuentra la Columna de la Peste o Pestsäule, erigida luego de la plaga de 1679, siendo una de las más imponentes columnas barrocas. También muy cerca de allí pude divisar la fachada de Peterskirche, que fuera modelada en base a la Basílica de San Pedro en Roma, aunque claramente no es tan impresionante. Continué por Kohlmarkt hasta llegar al número 14, sitio de una de las más famosas confiterías de la ciudad: Demel Konditorei. Esta empalagosa pero reconfortante parada fue fundamental para mí, ya que siendo un fanático del chocolate y estando en Viena, no tenía muchas alternativas para evitarla. Este negocio fundado en 1785, todavía utiliza su patente imperial, y fue adquirido por el pastelero Christoph Demel en 1857. El interior está decorado en estilo del siglo XIX y allí disfruté de un excelente té con una generosa porción de torta de chocolate que sirvió para endulzar la jornada completa.

Ya en Michaelerplatz  pude admirar la puerta de ingreso al complejo del Hofburg, con una imponente cúpula verde dominando la fachada norte, que se conoce como Michaelertrakt. Lo primero que vino a mi mente fue la imagen del emperador ingresando por allí en las épocas doradas de las que tanto nos habla la historia. Pero antes de ingresar, decidí continuar por Augustinerstraße hasta llegar al Museo Albertina, que si bien es famoso por su colección de dibujos, para mí fue extremadamente útil para algo más trivial: tiene una terraza desde donde pude observar el grandioso edificio de la Opera o Staatsoper.

La Opera de Viena
La Opera de Viena

Este imponente edificio de estilo neorrenacentista se inauguró en 1869 con la opera Don Giovanni de Mozart. Fue el primero en construirse sobre la Ringstraße, el famoso boulevard que rodea el casco antiguo de Viena y que fuera levantado en 1857 cuando por decisión de Francisco José I se derribaron las murallas que protegían a la ciudad. En esta gran avenida se construyeron elegantes edificios además de la Ópera, como la Universidad, el Ayuntamiento, el Parlamento y varios museos.

Detalle de uno de los edificios del Hofburg
Detalle de uno de los edificios del Hofburg

La caminata a lo largo de  la Ringstraße fue larga pero especial. Lo mejor fue que pude hacerla a paso lento para no perderme nada de lo que veía a uno y otro lado de la arbolada avenida por donde corrían amarillos y rojos tranvías. Primero me acerqué al Hofburg y admiré su otra cara no menos imperial que mira hacia el lado sur. Este gigantesco complejo alberga los antiguos apartamentos imperiales, varios museos, una capilla, una iglesia, la Biblioteca Nacional, la Escuela de Equitación de Invierno y las oficinas del Presidente de Austria. Cada uno de diferente estilo y tal vez excesivamente ornamentados, por ellos pasaron durante seis siglos los distintos personajes que definieron la historia del país.

Del otro lado de la calle, los Museos de Historia del Arte y de Historia Natural, se miran uno al otro a través de los espacios libres que deja la plaza. Más adelante, se impone el esplendoroso blanco del edificio del Parlamento de estilo neoclásico, y a su frente, la voluptuosa fuente de Pallas Atenea, diosa de la sabiduría. Finalmente, llegué al sitio donde se levanta la inconfundible figura del Burgtheater, el más prestigioso escenario del mundo germanoparlante. Frente al teatro, del otro lado del Ring, se yergue el edificio del Ayuntamiento Nuevo o Neues Rathaus, con una torre central de cien metros de altura.

La fascinación por la ciudad era cada vez mayor, pero el tiempo no alcanzaba para verlo todo en un día. Así son las grandes metrópolis europeas y Viena no es una excepción. El paseo por los palacios quedaría para otro día, ya que había llegado el final de una calurosa jornada y de la romántica caminata por esta parte de la ciudad. Estaba cansado pero feliz de haber podido apreciar las maravillas que Viena tiene para ofrecer. Como cierre, me esperaba una cena al aire libre en un concurrido Biergarten del barrio de Ottakring. De plato principal nada mejor que un delicioso Wiener Schnitzel, y como entorno una frondosa arboleda que traería la esperada frescura del anochecer.

© Todos los textos e imágenes (a menos que se indique lo contrario) son propiedad de Roberto Rodriguez y Viajemosblog (2014).

Bratislava: el encanto de Staré Mesto

website translator plugin
Cambiar de país por unas horas no era una idea descabellada. Y sabiendo que en el nuevo destino me esperaba un paisaje totalmente diferente, el plan era aún más atractivo. Salí de Viena desde la estación central por la mañana, y en una hora el tren recorrió los 62 kilómetros que la separan de Bratislava. La capital de Eslovaquia, al igual que su par austríaca, es atravesada por el Danubio. Sobre la margen sur se encuentra el barrio de Petržalka, pero mi objetivo estaba en la orilla norte: la ciudad vieja o Staré Mesto. Por ello, el tren elegido fue aquél que me llevó hasta Brastilava Hlavná Stanica, desde donde parten los tranvías que en diez minutos llegan al centro histórico.

Brastilava es la capital de Eslovaquia desde 1993, cuando este país se declaró independiente. La ciudad tiene una larga y convulsionada historia, habiendo sido conocida también como Pressburg para los alemanes y como Pozsóny para los húngaros. Alrededor del siglo II antes de Cristo, los celtas fundaron allí un asentamiento, que luego fue la base de una guarnición militar para los romanos. Ya en el siglo X, se había convertido en uno de los centros más importantes del Imperio de la Gran Moravia.  Acechada por el Reino Franco Oriental, la Gran Moravia estaba debilitada y fue entonces cuando los húngaros invadieron y anexaron gran parte de Eslovaquia al Reino de Hungría. La ciudad tuvo un rol más importante aún, cuando los turcos capturan Buda en 1541, lo que convirtió a Bratislava en la capital de Hungría por casi 200 años. Fue durante el reinado de Maria Teresa, cuando la entonces Pressburg alcanzó su período de gloria. Al finalizar la Primera Guerra Mundial y con la creación de Checoslovaquia, la capital de la parte eslovaca adoptó su nombre actual de Brastilava. En el período comprendido entre 1939 y 1945 sufrió los embates de la Segunda Guerra Mundial, siendo dominada por los alemanes y bombardeada por los aliados. Al final de la contienda, y una vez instaurado el partido comunista en Checoslovaquia, la ciudad pasó a formar parte del bloque oriental. Ya en 1989 se convirtío en uno de los principales centros de la Revolución del Terciopelo, que predijo la caída de Checoslovaquia en 1993, cuando se formó la República Eslovaca, con Brastilava como capital.

Teatro Nacional Eslovaco y Fuente de Ganímedes y Zeus
Teatro Nacional Eslovaco y Fuente de Ganímedes y Zeus

Al día de hoy, la ciudad vieja está totalmente restaurada, y por ello me apasionó recorrerla durante todo ese día de verano. El tranvía 13 se dirigió desde la estación central hasta el punto de partida de mi visita: Námestie Ľudovíta Štúra. La primera vista allí es la fachada del edificio de la Reduta, de principios del siglo XX, que hoy es la sede de la Filarmónica Eslovaca. Siguiendo hacia el norte y a la derecha de una pequeña plaza, se levanta el Teatro Nacional Eslovaco, o Slovenské Národné Divadlo. Fue construido entre 1884 y 1886, y es de estilo neorrenacentista. Su fachada exhibe los bustos de Goethe, Liszt y Shakespeare, y en el centro del tímpano se nota un conjunto escultural que incluye a la Musa de la Comedia, Thalia. Delante del teatro, la fuente de 1880 representa al príncipe troyano Ganímedes volando sobre la espalda de Zeus, que adopta la forma de águila.

Europa 2009 32 378
Fuente de Maximiliano -conocida también como Fuente de Roland- de 1572

Continué hacia la plaza principal o Hlavné Námestie, donde funcionaba el mercado en la época medieval. En el centro destaca la fuente de Maximiliano del año 1572, coronada por la figura de Roland, un caballero que defendía los derechos de los ciudadanos. La plaza está perfectamente restaurada y rodeada de puestos de venta de artesanías y souvenirs. Por esta plaza pasaba la ruta de la coronación de los Reyes de Hungría, cuyo trayecto se encuentra marcado en el pavimento mediante pequeñas coronas doradas. La plaza, si bien es pequeña, fue un buen lugar para poder observar los coloridos edificios en excelente estado que la rodean. Del lado este, se levanta el Antiguo Ayuntamiento o Stará Radnica, un edificio del siglo XV que fuera reconstruido en los siglos XVI y XVII en estilo renacentista y donde hoy funciona el Museo de la Ciudad. Más adelante, en el siglo XVIII, su antigua torre fue remodelada en estilo barroco.

Europa 2009 32 441retcrop
Palacio Primacial o Primaciálny Palác

A un lado del Ayuntamiento, sobre la calle Kostolná, apareció la fachada de una de las más delicadas estructuras neoclásicas de la ciudad, el Palacio Primacial o Primaciálny Palác, que fuera construido entre 1778 y 1781 en el sitio donde originalmente había un palacio propiedad del arzobispo de Esztergom. Sus paredes decoradas en dorado y rosa, destacan tanto como su techo adornado con estatuas y jarrones. En el tímpano del palacio aparece el escudo de armas del Cardenal Jozef Batthyányi, quien fuera el primero en ocuparlo. Un llamativo modelo de su sombrero, hecho en hierro y de 150 kg de peso, adorna la cumbre del palacio. En el patio interior se encuentra una soberbia fuente de San Jorge, que muestra al legendario caballero luchando con un dragón. Según una de las leyendas, la figura de San Jorge representa al arzobispo, y su lucha con el dragón simboliza los esfuerzos de la iglesia por desterrar a los reformadores de la ciudad.

La torre de la Puerta de Miguel o Michalská Brána
La torre de la Puerta de Miguel o Michalská Brána

Siguiendo hacia el norte y cruzando la plaza de los franciscanos, pude divisar la inconfundible silueta de la Puerta de Miguel o Michalská Brána, que es la única puerta de entrada a la ciudad medieval que se conserva. Tiene una cubierta de cobre con forma de bulbo de un tono verde desgastado y es uno de los símbolos de la ciudad. El techo de la torre gótica original, construida a mediados del siglo XIV, fue modificado luego para darle su estilo barroco actual. La torre tiene 51 metros de altura y es posible subir a su terraza. En la parte alta de la torre se deja ver una estatua del Arcángel Miguel matando a un dragón.

Catedral de San Martín o Dóm Sv. Martina
Catedral de San Martín o Dóm Sv. Martina

Bajando por Michalská me perdí entre las callecitas empedradas del centro medieval, y mientras caminaba entre elegantes terrazas de cafeterías y restaurantes, encontré la Catedral de San Martín o Dóm Sv. Martina, un edificio gótico construido en el lugar donde existía una iglesia del siglo XIV. Entre los años 1563 y 1830, once reyes húngaros y ocho reinas fueron coronados en esta Catedral. A finales del siglo XIX el edificio fue reconstruido en estilo neogótico.

Para finalizar la visita de la ciudad vieja, la mejor opción fue dirigirme al Castillo de Bratislava o Bratislavský hrad, ubicado justo en las afueras del casco histórico. Está localizado en lo alto una colina y desde allí pude contemplar una amplia panorámica de la ciudad vieja, el caudaloso Danubio y según dicen por allí, hasta las fronteras con Austria y con Hungría. El castillo fue mencionado por primera vez en el año 907, y su ubicación coincidía en aquel entonces con el cruce de importantes rutas comerciales. Fue fortificado en los siglos XI y XII, para luego ser reconstruido en estilo gótico en el siglo XV, y más tarde remodelado como residencia renacentista. Si bien un incendio lo destruyó en 1811, recién fue reconstruido en la década del 50. Pude notar que ha sido recientemente restaurado y sus paredes lucen un blanco resplandeciente.

Mientras se acercaba el atardecer, pude disfrutar de una imagen dorada del Danubio, y apenas bajé del castillo, caminé hasta la mitad del río a través del Puente Nuevo, desde donde esperé a que el sol se escondiera detrás de la colina. La silueta del castillo, cada vez más oscura, parecía incrustarse lentamente entre las rocas y el bosque.

 

© Todos los textos e imágenes (a menos que se indique lo contrario) son propiedad de Roberto Rodriguez y Viajemosblog (2014-2015).