Luxemburgo: la dama del Gran Ducado

Llegué a la frontera luxemburguesa por la ruta del Mosela, con la misma expectativa que uno tiene al abrir un regalo especial. Era una tarde templada de agosto y a ambos lados del camino podía admirar el terreno ondulado cubierto de espesos bosques. Una autopista impecable me conducía algunos kilómetros hacia el centro del país, en dirección…

Tu voto: