Bratislava: el encanto de Staré Mesto

Cambiar de país por unas horas no era una idea descabellada. Y sabiendo que en el nuevo destino me esperaba un paisaje totalmente diferente, el plan era aún más atractivo. Salí de Viena desde la estación central por la mañana, y en una hora el tren recorrió los 62 kilómetros que la separan de Bratislava. La capital de Eslovaquia, al igual que su par austríaca, es atravesada por el Danubio. Sobre la margen sur se encuentra el barrio de Petržalka, pero mi objetivo estaba en la orilla norte: la ciudad vieja o Staré Mesto. Por ello, el tren elegido fue aquél que

Tu voto:

Anuncios